MAPI la reencarnación de Shinna frente a Marcahuasi

Ayer jueves 5 de junio, visité a Mapi (María del Pilar Fortunic Oliveira), a quien fastidio como la “Diosa Chalaca”, pero ojo, no porque ella sea una belleza perteneciente a Chollywood de hilitos dentales o líos de barriada televisiva, siendo mi amiga la título así, porque es en todo el país nuestro maravilloso, la única representante humana que respira arena marina entre el limite continental y la isla más grande del país investigando desde pequeña, sus orígenes geológicos, evoluciones, ecología, influencias socio antropológicas y además, como persona profunda que es, rebasa los límites humanos, alcanzando tocar esa superficie no estudiada debidamente de la ciencia incaica milenaria que logro esa comunión armónica entre la naturaleza y el cosmos.

Una vez que Mapi me avisa vía mail que vaya a recoger el libro que me entregaría por haberla apoyado, ya en su casa rápidamente hicimos una revisión de todo lo recorrido desde que nos conocimos en ese año primigenio de visitas de investigación a la isla San Lorenzo, (a la cual no me digiere llamarla así, más la nombro siempre con su nombre natural de: Shinna, de origen aimara o tal vez del ande profundo proto histórico antediluviano).

Imagen

Para ser breve, todo lo dicho esta noche llego a un angulo de encuentro con lo magnético de estos lugares pendientes de investigación científica ante lo mágico de su mundo.  Por ello me quede con su cuarta conclusión en su página 300 de este gran libro “El Señor del Mar y el espacio sagrado prehispánico La Isla San Lorenzo” donde expresa claramente y copio textualmente: “…más que una hipótesis que planteamos como punto de partida para las siguientes etapas, es que estos santuarios de la geografía sagrada son yacimientos energéticos. Medir su magnetismo, electromagnetismo u otro tipo de energía particular sería un gran avance que nos daría pautas sobre su calidad energética. Estos santuarios forman parte de un complejo geográfico-astronómico mayor, que consideramos abarca gran parte del territorio nacional, muchos de ellos ya reconocidos y protegidos por el Estado, como el Santuario de Machu Picchu, las Líneas de Nazca, las Lomas de Lachay, la Meseta de Marcahuasi y el Lago Titicaca”.

Como verán, se menciona a Marcahuasi, mi hogar cósmico, lugar magnético de este país por excelencia respetado y temido por la serie de fenómenos que se dan tanto para crédulos y escépticos sin mayor esfuerzo ni estudio. Si Mapi se quedó con la isla, la meseta la hice mía. Cabe recordar que en su pagina 189 adelanta su curiosidad de ver la isla desde esta meseta.

Esta reunión ha motivado nuevas inquietudes y profundización de todos los materiales reunidos por ambas partes, y se exige una expedición de amplio espectro, bajo mis condiciones de aventura más allá de la ciencia y con el rigor de las leyes del ande cosmobiológico hacia la roca padre de Marcahuasi. Los polos magnéticos se van acercando.

Es de lectura obligada su publicación sobre la isla, sobre todo para los chalacos y luego por parte de preocupados del ande y la ecología ahora que se nos viene tanto desorden global.

Imagen

Anuncios

La Ciudad de las Reinas

Chalacas al poder

Garbo, Fina Estampa y Salero

Debo mencionar de cuajo al inicio de esta charla a mi amigo de eternos debates sobre Callao, Lima y Provincias; Hermilio Vega Garrido, con quien hemos desmenuzado a la sociedad de esta parte del continente tan seguido que una placa de rayos “X” queda chica para demostrar tal registro. Con él llevo una relación tan antigua como el puesto que ostenta tras más de veinticinco años en el primer cargo cultural del puerto del pacifico, desde épocas en que solo existía la Casa de la Cultura y no lo que es hoy el mal llamado Instituto Regional de Cultura del cual es Director.

Entre los debates fanáticos en que nos hemos enfrascado, abstraído y compenetrado, hay uno que de soslayo tocamos una vez y ya casi en el olvido lo rescato para dejar constancia de nuestra amplia óptica solitaria. La mujer peruana, …y como no! la especial a la carta como lo es la mujer chalaca.

Bravas a Full

Deporte total

Y es que el verdadero encanto de nuestras calles constituido está definitivamente en sus mujeres. Basta dar una ojeada de vuelta rápida de página a la esquina de Jr. Washington y Sáenz Peña, donde encontramos a una bozarrona y escandalosa que a falta de pierna le sobran lisuras a granel así como de sus intenciones más notorias, dominar todo. Pero este tema no va por ese camino pues solo decoro un poco lo que detrás de esta bruma inexistente; mi verdadero rumbo lleva uno muy brillante para regocijo de historiadores, degustación de sociólogos e inspiración de antropólogos.

Nuestra sociedad recorre hoy ritmos globales de vida, las ciudades no son ya solo físicas y los medios de comunicación trasladan a la velocidad de la luz tantos aires europeos como de cualquier otro continente y ya con Stephen Hopking se incluyen las atmosferas espaciales y de limites cósmicos.

Con ello llegan las modas y nuevas costumbres. Y los seres más susceptibles de coger rápida onda nueva son nada menos que las féminas elementales. Todo ello se combina aquí con nuestra gracia criolla, rebelde en fin al total influjo, imprime su modismo personalísimo. Pero todo gracias a ese carácter que imprimen nuestras cholas criollas o las que se acriollan. Y esto las enseñorea de una manera tan especial y análoga a la actitud “Maja” de las españolas, solo que con una pisca de sabor latino muy nuestro: El Maternal, que es insuperable. O sea, cálidas, sentimentales, sensuales, llegando hasta el erotismo formal como el que vemos con bendición sacra en portadas de los diarios como el Trome, Popular, Libero, Aja y otras biblias de consumo masivo popular.

Cola de Libero

Traseros Cool Contemporaneo

Sin darnos cuenta, ellas son las que no tienen hipérbole en afirmar que reinan como absolutas señoras, inundando nuestras vidas y dominando las facultades  de cada hombre, al cual no se sustraen ni los adustos varones de otros países, que principian por sorprenderse y murmurar de nosotros y acaban sometiéndose con pasividad más grande que la de nuestros compatriotas, verbigracia tenemos al Gringo Karp, corsario moderno sin ton ni son.

Pero para salir un poco del tema de la calle, que es por donde aparentemente recorre hasta ahora el tema, pongámonos en lo formal, asistamos por ejemplo a un pasado no muy remoto, por ejemplo, un baile, un gran baile en el “Club de la Unión”, limeño epicentro telúrico de toda negociación de alto nivel de la gran alta sociedad donde forzosamente durante algunas horas confluyen cual magna ígneo en perfecta fusión se hace presente la clase femenina más elevada por sabana o por fortuna, con la media, intermedia que es más numerosa, pero competente en atractivos.

Mestiza Italo chalaca

Perfil Italolatina

Y lo narro porque mi  padre fue socio fiel de este honorable recinto y nos llevo a varias reuniones en familia y en otras solo de varones, siendo por ello testigo privilegiado de este mundo tan bello. Me refiero al femenino, mis cacatúas lectores amigos de Ricardo Belmont “El Obsceno”.

Y es en este lugar que vi igual belleza en competencia hasta desleal por tener pájaro en mano que cientos volando, mas sobre todo si heredero sería del gran banco de Raimondi, sin importar que otras ventajas exigir. Y tal como lo diría un formal homo erectus intelectus, aquí se unían el cielo y la tierra, las diosas, ángeles, querubines, ninfas, walkyrias, germánicas doradas, pelinegras voluptuosas de Persia, mujeres con nevados cutis septentrionales, o morenas con un sol atlante por piel, pero todas en suma de purezas de formas, gracia de movimientos muy equilibrados y acoplados vestido.

A diferencia de las bellas cholas de la calle o tecno-cumbieras por decir una especie, las que vi en noches de tules, raso y sedas importadas en el Club, destacan sus bellas pero pequeñas cabecitas que portan delineados rostros perfilados de finos bordes, fisonomías agradables de fragilidad que no soportarían un perreo brutal y menos un brinco salsero de replana, todas aquí son como dibujos animados, las sonrisas son un cliché como un rumor celestial. A esto añadimos las picaras miradas secuestradoras.

Majas chalacas

Garbo, salero y finesa

Pero retornando al suelo terráqueo, pisemos realidad un rato más, y démonos cuenta de que vivimos en una parte del planeta donde la que domina es la hembra, sea de la alta sociedad, de la baja o la de la esquina. Pero de lo que no podemos quejarnos es que nuestras mujeres son “Honradas” como pareja cuando asume su condición. Si no recordemos a las rabonas en el conflicto con los amigos ambiciosos del sur, que fiel al castigo llevaron el yugo del dolor acuestas en todo el camino para palear y mitigar el hambre o las dolencias. Dicho sea de paso, es la educación que dieron las abuelas las que han marcado la pauta a tal conducta sumisa de nuestras reinas, entre comillas. (que de sumisas nada tienen)

Y que mejor escenario el nuestro que vemos a diario como se matan entre colosos por ellas. Por esa femineidad inclusiva, absorbente, subyugante.

Un piropo lanzado a quemarropa no las ofende así sea la más circunspecta, cosa que no se da en otros hemisferios donde te espera la cárcel ante tal arremetida verbal. Pero aun así, no basta un verso florido para dominar a la leona escondida potencialmente sensual. Y lo experimente cuando en Madrid andando con mi reciente aterrizado primo saliendo del aeropuerto se mando con un piropo barraconero a la chola española que al parecer no molesto pues paso de largo sin inmutarse pero a los minutos regresaba con los gendarmes para detener al invasor, al acosador depravado de mi primo. Lo salvo su sello de recién llegado a tierras indiferentes.

Modelo

Anfitrionas de eventos

Llegado a esta parte del tema, me agradaría pasarles textualmente una descripción plena y total que encuentro en la publicación Prisma N°7 del 1 de febrero de 1906, dice, Carlos G. Amezaga: “Si á la gracia y al mimo llamamos sensualidad, la limeña es indudablemente sensual, pero ¿Qué hombre de mediana experiencia confunde las caricias que vienen del alma, de la parte noble del “Ser”, con aquellas otras del cuerpo y que envilece a la mujer que más la prodiga?…La mujer que se abandona al ardor de su sangre, siempre es esclava. La limeña al contrario es reina, porque domina su cuerpo y lo mantiene para gobernar al hombre á su antojo, en la temperatura que le conviene. El cuerpo, despreciable materia, sirve a las limeñas como un caballo hermoso y bien enfrenado; llevando al paso ó a la carrera, le azotan, le fatigan, y quebrantan a voluntad”

Vemos entonces el alerta del peligro del enemigo, son inteligentes a diferencia del resto del planeta. Su tendencia es dominadora, signo de capacidad alarmante.

Hechos tenemos de cómo se han  traído abajo leyes, decretos, diputados, senadores, congresistas, alcaldes, ministros  y presidentes. Y porque no mencionar que hasta reyes sucumbieron a la presión de alguna dama de la sociedad limeña en ajustarse los pantalones ante su petición con las colonias, como lo hiciera la marquesa de Peñahoradada a través de sus gafas de Venecia. Oh, como cuando en 1886 el padre Cappa llamó “Sansones sin pelo” a sus enemigos peruanos dominados a punto de abanicazos.

Ahora, para finalizar, cuando es que esta especie poderosa se rinde, cuando es que el marido cobra venganza sobre estas orgullosas reinas, pues nada menos que en la maternidad. Es en ese momento que la engreída sin miramiento por el marido se doblega en humilde esclava del fruto de sus amores. Y por ello no hay muchacho mas malcriado que los nuestros a manera de hipotenusa de la falta de sindéresis femenina concluyente.

Majas Chalacas

Elegancia de las Chalacas

Hoy no hay mas cuerpos enfundados en frondosos trajes con fajines o corsés que detallen la cintura envidiable de las peruanas de antaño y que la cantante Thalía osó imitar con una quirúrgica operación del retiro de dos costillas en tiempos modernos, hoy nuestras mujeres lucen toda su mercadería al sol al mejor postor con diminutas telitas o hilitos que no dejan nada para el confesor, a tal punto es hoy la desleal competencia contra nuestras esculturales chicas que tienen que traer desde el otro costado del continente a una esquelética que uso de artificio el celular de pecho en pleno mundial para que una hambrienta firma cervecera la contrate en exclusiva cuando acá el material carnal abunda entre líos chollywoodienses entre bailes artificiales de tv entre canal y canal por centavos. Cosas del Orinoco, tu no conoces pero Yo “Invoco”, esta es mía. Jajajaa (debí decir: Emboco, pero cuidado el “Obsceno” me excomulgue).

Colita

Verano de Cola

Hoy sin tanto esfuerzo podernos verlas a las nuestras en cueros, hasta tocarlas en una de sus presentaciones, y apreciar que el equilibrio de toda su belleza no está en su rostro que puede estar escondido detrás del escandaloso maquillaje, si no que está en una buena cinturita (que envidia otra vez lo digo, Thalía, si me refiero a la esposa mexicana de Tony Motola), y sumamos a esta perfectas curvas de guitarra peruana las pronunciadas caderas hoy perfeccionadas en glúteos de olimpiada en los Gym y gimnasios que nos ha hecho merecedores a tener a nivel mundial el culo más bello del planeta en la no muy agraciada de Vanesa Tello.

Y si  esto le sumamos que nuestras chalacas meten puñete al infiel, ya esto lo dejamos para otra charla de café.

Concluimos con Hermilio, cucufatos o no, de todos modos, reinan como por obra del demonio en nuestras sacras tierras para envidia del planeta. De todos modos…Me quedo con mi chola…y no se cual de nosotros dos es el más pisau…♫

Huayna Picchu

 

Muros de Machu Pichu

Mirando el río Urubamba

 

Mirar las imágenes resultantes de la experiencia en realidad no dan suficiente mensaje si no se está el medio ambiente, los aromas, el viento, el esfuerzo, el sudor, resbalones, cansancio, calambres y otras sensaciones, emociones y más elementos que te digan…esto te va a pasar si te animas a subirlo…

Para ser más aproximado a la realidad que deseo contar, todo empezó en estos días a resultas de una conversación sobre el Cuzco, sus zonas arqueológicas y obviamente Machu Pichu (hoy cuarta maravilla del mundo ajeno). Al parecer hasta allí se llega en toda conversación de los que regresan de turistear este lugar, por ello me surgió una interrogante: Nadie dice nada de la experiencia del subir el Huayna Pichu, pico elevado que esta al costado de la ciudadela, enigmático, impresionante y si la ciencia y curiosos se maravillan preguntándose de cómo es que construyeron con esas tremendas rocas a Machu Pichu, pues, más deberían sorprendernos de ver las construcciones en el “Cerro Joven” (así lo llaman en castellano al Huayna Pichu).

Paso a describir esta aventura de conquistarlo, sin antes recomendar lo hagan después de preparar sus piernas haciendo ranitas por meses.

El Reloj Solar

Capturador del movimiento del sol incaico

Primer consejo: estando en la ciudadela recorrerla libremente y disfrutarla sin guía, ya que esa información la podemos conseguir en previas o posteriores lecturas, (no digo más). Así que con este inicio, recorrí en tiempo record toda la ciudadela varias veces, en toda su extensa área, el soroche o mal de altura que se manifiesta a los que no se han adaptado previamente días antes, y que son los latidos dolorosos de la sangre aglutinada en el cerebro por la falta de oxigeno, y la dificultad para respirar… todo ello se supera acondicionándose días previos. Mientras que se ven a pobres primerizos turistas que gastan sus dólares en pagar un guiado y perdiendo el tiempo en cada esquina.

Habíamos llegado a Machu Pichu a eso de las 10 de la mañana, entre el desorden de las descoordinaciones del operador de turismo, esto nos obligo a tomar las de “Vía diego”, caminando por donde se nos antojara, ya bordeando las 12 del medio día estábamos reposando cerca del Intihuatana (Reloj Solar Inca) conversando y admirando todo el panorama, cuando de pronto las miradas coincidieron apuntando la cima del Huayna Pichu, tan empinado y vertical que nos motivo a preguntar si se podía trepar.

Camino de subida al Huayna Pichu

Escalinata Incaica

¡¡¡…CLARO PAPAY…!!! Me dijo un paisano cusqueño que ofrecía sus servicios de cargar las mochilas, la de todos juntos, por veinte dólares, metiéndolas en una red que luego enrollaba, levantaba sobre su espalda y asegurada a la frente con un lazo de nylon, se las levantaba con facilidad hasta destino.

El Papay, nos oriento como lograr enrumbar y coronar la cumbre, a pie… no necesitamos más elementos de alpinismo o de escalado en roca…solo CAMINAR y una tremenda fuerza de voluntad para no tirar la toalla y regresar derrotado. En esos momentos, era primerizo en llegar a Machu Pichu, todos los otros ya tenían varias visitas al lugar, pero lo interesante fue que al preguntarles si habían trepado hasta arriba… al cielo… todos dijeron que….¡¡¡ NOooo…!!!! …Lo cual, sin mediar más palabras inicie mis primeros pasos dejándolos atrás. El camino empedrado por partes, otras de terreno asentado por las bestias de cargas que de seguro los incas emplearon por siglos, es inicialmente en descenso, Siiiií, se empieza a bajar la montaña donde esta Machu Pichu algo de quinientos metros en un zigzagueo dificultoso para pies delicados y débiles, en el camino dejaba atrás a muchos que se resbalaban y torcían los tobillos abandonando la caminata. Luego de llegar a una pequeñísima quebrada se llega a una cuchilla delgada que une ambos cerros, una cuchilla digo, porque es tan delgado el camino que por un lado se tiene el paisaje con el río Urubamba al fondo a unos 2,500 msnm y al otro lado en caída libre el resto de la cordillera y más precipicios. Luego de ello se inicia un empinado ascenso que se va estrechando cada vez más y más, hasta que nos recibe las faldas del Huayna Pichu con sus escalinatas impresionantemente diminutas, donde un pie de talla 35 entra cómodamente, en mi caso de calzado 39 a 40 comprenderán que tenía que subir poniendo los pies de costado y en algunos casos solo la punta del pie lograba colocar entre escalón y escalón de altura irregular igualmente, a esto añado que la escalinata es tan empinada por el mismo ancho tan corto de los escalones menores en varios casos a diez centímetros de piso que prácticamente tenía que gatear parado hacia arriba.

Huayna Pichu

Camino de subida

Este ritual, este sacrificio, este imperceptible ascenso en estas letras, dura algo de dos horas en perfectas condiciones, muchos se regresan antes de tener menos del cuarto de ruta, por diversos factores, uno de ellos es que es tan incómoda la postura de los pies más el esfuerzo de subir el siguiente escalón, que los muslos se agarrotan, se acalambran, se sube casi de costado todo el tiempo y de rato en rato se tiene que cambiar de ritmo y de postura y de posición para aliviar el sobreesfuerzo en una sola pierna, pantorrilla, glúteo, muslo, en fin… alguno de ellos se comienza a resentir primero. A esto añadamos que el viento frío hace su parte sobre un sudor helado. En parte del farallon han incrustado unos pernos a través de los cuales hay una soga bastante gruesa que por tramos permite irse sujetando y pegando el cuerpo a la montaña.

Estos escalones tan estrechos nos dan otro espectáculo, están pegados al farallón vertical del Huayna Pichu por un lado y al terminar su lado izquierdo, el escalón nos entrega alegremente al vacio, Siiiií….¡¡¡¡ un precipicio tan pegado al cuerpo que si te tropiezas ya no la cuentas más. De mi parte, al ser mi primera experiencia, subí con equipos fotográficos y de video, obligadamente y adictivamente el panorama me obligaba a realizar tomas de tomas, filmada de filmadas, a riesgo de perder el equilibrio en alguna de las posturas difíciles que se me presentaban, lógicamente que el peso de las dos cámaras fotográficas, el trípode, la filmadora, los rollos de película, la lonchera y el sencillo en monedas que llevaban me hicieron pensar en desistir más de una vez. En el camino se ve de todo, gente roja como el camarón por el esfuerzo, otras en orgásmico vomito panorámico al vacío, desmayos que obligan a toda la cola de arriesgados a esperar se levante o a que se pase por encima cometiendo otra imprudencia más de poder caer, y lo mas graciosos es que si te has avanzado más de la mitad del ascenso, el regresarte es mucho más difícil y riesgoso, y entorpecedor de todos los que vienen subiendo. Confieso que mi ascenso no fue nada facil, me detube muchas veces a tomar descanso por el insoportable agarrotado de muslos, gemelos, etc. además que el ahogo por falta de aire acompañado del “Tum, Tum, TUM, tUm, tuMMM…!!! de las venas en el cerebro que no paran de presionar, recuerdo que en cada parada pensaba regresarme, pero miraba arriba y me decía: “Es peor regresar y no contar nada…”. Así que seguí de a pocos, pasito a pasito, y a esa velocidad infinitamente lenta que agranda las distancia, subía rogando no me pase nada, pues hasta el corazón reclama como loco el esfuerzo y el orgullo propio otro.

Cumbre al Huayna Pichu

Tras dos horas y media

Resumiendo, llegar a la cima es dominar todo en un circulo de 360º a la redonda sobre nuestros talones, el Machu Pichu queda insignificante de pequeño a lo lejos y abajo, y surgen esas preguntas ya conociendo las mayores dificultades del ascenso, del ¿Como hicieron para subir estas piedritas por camino tan tortuosamente liliputiense?

Es evidente la reciedumbre de los andinos que se esforzaron por construir aquí arriba, torres y más edificaciones de piedra y roca.

Obviamente que llegar aquí arriba te infla el ego en todos los órdenes, conociendo la innumerable cantidad de personas que se quedaron en el camino y jamás regresaran a intentarlo, sobre todo que si subirlo fue tan duro, tan difícil… el descenso lo es mucho más, pues ahora toca bajar más de mil metros en una postura casi sentado, casi en cuclillas todo el camino, que se hace más resbaloso, si no… te caes, como ya varios lo han sufrido. Aqui pongo un enlace de diapositivas que en mejor tamaño las puedes ver en mi  fotográfico:

Desde las alturas del Huayna Pichu

En el monte del Sol Incaico

¡Hola mundo!

Viajeros eternos

Incansables conquistadores sin horizonte

Welcome to Domingo Zavala Marttini Aqui las charlas que antes se encontraban en mi Space ahora importadas gracias a WordPress.com/ en este blogging!